Bathory - Twilight of the Gods [1991]

Publicado por wild in the woods On 20:36 0 comentarios

Producción: Canciones bien capturadas en intensidad de banda sonora.

Revisión: Quizá el compañero musical perdido para "Gravity's Rainbow" o el álbum de los Beatles que se quedó en las estanterías, "Twilight of the Gods" es una epopeya de ópera heavy metal que trasciende toda dimensión previamente alcanzada en la música rock para presentar la esencia de individuos en crisis en el tiempo presente: nada en qué creer, e incluso nuestra propia conducta ha fallado - ¿qué queda? "O, todas las pequeñas criaturas: ¡es el crepúsculo de los dioses!"

Estructurado como una revelación visual de una historia, el álbum abre con una epopeya después del silencio y retorna a ese vacío, emergiendo a través del sonido orgánico como la totalidad de su recolección y cómo la situación tiene el punto reflejado en la incepción, caos y el track título ("En esta época de total demencia, aparentamos que tenemos el control"). De este punto una cuidadosa orquestación de fuerza motriz distingue este lanzamiento al igual que las canciones usan acústica, una capella y tejidos exhuberantes de teclado y ruido orgánico para presentar espacios en el que la conquista explosiva del espacio ocurre mediante el ritmo y la melodía.

Épico en su composición, en tácticas construidas de heavy metal melódico dependiente de la armonía interna para la resonacia, estos trabajos satisfactoriamente operísticos presentan emoción mediante las vocales, en el estilo de la música rock, y como los trabajos de rock más progresivos usa cambios en el verso para indicar cambios líricos en el canto indicando un cambio inminente. Pueden oírse a los precursores del golpe rítmico y ritmo en serie del black metal nórdico, como también un cuidadoso uso de material introductorio y de interludio para balance conceptual, una técnica que ha aparecido en álbumes metal modernos. los conceptos y lenguaje usados en este lanzamiento son ahora familiares gracias a su absorción por Burzum, Graveland, Immortal, Darkthrone y otros.

Aunque no tanto metal como sí heavy metal/rock, este altamente inteligente y filosóficamente erudito trabajo del fin de la historia humana expresa la alienación y la moribunda esperanza predecible de tal época, y canalizando a través del arte su emoción expresó un escenario en el cual otros construirían con la reacción opuesta: debemos contraatacar.

Behemoth - From the Pagan Vastlands...

Publicado por wild in the woods On 19:54 0 comentarios

Producción: Difuso y distorsionado jambox de producción de cuarto que se ajusta a la naturaleza atmósferica de la música.

Revisión: La influencia dominante aquí es Immortal, pero eso se transmite principalmente a través del amor de la melodía y las vocales, con el toque adicional del bombo pesado, bajo, como estruendosas pezuñas de caballos.

La adición, que algunos podrían interpretar como truco pero creo que funciona mucho, mucho mejor es el uso de la guitarra acústica sobre el sobrenatural black metal empujado lentamente hacia el fondo. Sigue el estilo del material escandinavo más competente, con melodías fluidas entretejiéndose con algunos intrigantes riffs death-metálicos sin tanto énfasis crudo, construyendo canciones que suben y extruden y luego retornan para poner vocales más potentes sobre metal bellamente ejecutado.

De la inmediata segunda ola del black metal, esta es una de las mejores opciones. Simple y a menudo no sorprendente pero estéticamente bello y rítmicamente bien arreglado. Salio por la Wildrags en los E.U.A. (Relanzamiento en CD del 95) y por la Nazgul's Eyrie en Europa (Lanzamiento en CD de setiembre de 1994).

*Grabado en diciembre de 1993 en Warrior Studio. La portada pertenece a la versión en cassette de la Pagan Records.

Demasiado apoyo indiscriminado...

Publicado por wild in the woods On 20:43 0 comentarios
Demasiado apoyo indiscriminado a las bandas es negativo y puede matar eventualmente el underground

Fuente: http://www.hessian.org/heavy_metal/2009/06/23/too-much-indiscriminate-band-support-is-negative-and-can-eventually-kill-the-underground/

Una escena metal puede ser definida como una red de gente trabajando para promover metal en cierta localidad. Si se hace apropiadamente, puede ser extremadamente beneficioso para la promoción de esta música, pero también puede volverse algo muy venenoso para el cultivo del gran arte en el género.

Lo he visto mil veces, y probablemente tú también: una nueva banda underground sale y si es ligeramente buena es promocionada a los cuatro vientos, algunas veces incluso adquiere un culto "merecido" o status legendario a sólo unos pocos meses de sacar el primer demo. Como tener éxito con una banda es más fácil que haberlo tenido siempre, una escena local puede llenarse con hordas y hordas de nuevos actos esperando sus quince minutos bajo el sol, muchos de ellos huevadas debido a su motivación.

Algunos ven la cantidad de bandas que salen en estos días como algo bueno, pero para los más observadores, el estado actual de los asuntos es trágico: más bandas no necesariamente significa más bandas de calidad superior.

Para aquellos que creen que el metal está muerto porque no hay ninguna banda buena que saliera en estos últimos años, debe decirse que no es enteramente cierto - existen bandas nuevas que sacan muy buena música considerando su poco profesionalismo, lo que significa que están a menudo lejos de la manada. Ni grande ni clásico, sino música con potencial para volverse excelente, dándole algo de tiempo, trabajo y esfuerzo. Usualmente, los puedes ver en MySpace u otros canales de música.

El problema con la promoción implacable del tipo ya explicado es que si se puede promocionar fácilmente material mediocre hoy en día, la música con potencial también, y eso a la larga, puede ser perjudicial para esas bandas, debido a que un temprano ataque de éxito en la escena puede ponerle fin su potencial de crecimiento. También lo he visto. Es como los esceneros, en una forma no-violenta, cortan las alas de una banda antes de que aprenda a volar al darle a la banda lo que quiere antes de que lo merezca - reconocimiento.

Nosotros en el Centro de Estudios Hessian creemos que el gran arte sólo puede venir de la lucha y las dificultades. No te quejes de que no hay suficiente "apoyo", hazlo más dificil para las bandas! Sé más exigente! Si algo nuevo no suena nada cercano a las mejores bandas del género, entonces no te molestes. Muchos se arrastrarían de terror ante esta propuesta, quejándose de que el número de bandas se vendrían abajo dramáticamente si muchos tomaran un punto de vista tan severo. Sí, es cierto... la cantidad de bandas sería mucho menos, pero la calidad también subiría, ya que sólo los guerreros más determinados alcanzarían la cima.

En tan agobiante entorno, tomaría mucho más que encontrar "a la gente ideal" o tocar el estilo de metal "adecuado" para ser conocido en la escena, entonces no habrían más hispters y poseros... la clave para ganar un lugar en la escena sería (otra vez) la calidad musical, sentimiento y expresión.

Si los hessianos tomaran sólo estos parámetros y en serio, la escena produciría una vez más música de calidad como en sus mejores días. Además, tal escenario que recuerda al de "la supervivencia del más apto" se ajustaría al espíritu hessiano como anillo al dedo - después de todo, estamos obsesionados con la guerra, la muerte y ganar batallas, ¿Por qué no trasladar eso a nuestro entorno? E imagina, sólo imagina, el tener una nueva era dorada del metal con bandas sacando música tan buena como lo mejor de Burzum, At the Gates y Manilla Road. Puede suceder. Y depende de nosotros.

En una época donde el amor está muerto, la muerte es temida y las posesiones materiales generan un círculo social de seguidores insensibilizados, pocos individuos orgullosos se rebelan contra las masas para reclamar su trono sobre la mediocridad impuesta. KVIST pertenece a estos valientes hombres y mujeres de dignidad y nobleza.

Todas las partes implicadas en esta pieza de neo-romanticismo extienden sus sumos deseos con una sensitividad raramente lograda por cualquier banda black metal hasta la fecha. La percusión en todo este álbum consiste en varios pasajes diferentes, donde el sonido varía desde apagado a poco claro, que en muchas formas refrena por lo demás la presencia obvia de aristocracia en emoción y propósito.

Ahí donde el ritmo es melódico, también es lento y pausado en ciertas partes, que es marcado por un redoble o una secuencia de apertura a una sutil sesión de órgano, piano o una interpretación de teclado. Estas armonías que tratan de resucitar la era de la emoción romántica, arte mórbido y un vívido amor a los muertos -como también los no-muertos- son sorprendentemente tentadores como los conductores clave de cada canción halladas en este álbum.

La sensación de nobleza y "rectitud" indiscutida es afirmada por la forma de comunicarse con el oyente del cantante - la voz no trata mediante gritos incontrolados de hacerse oír a través de una tormenta de fuego de riffs en cascada y blastbeats, pero en su lugar aparece prolijamente entre los espacios de las partes descentralizadas de cada canción.

Esta técnica, en más de un sentido, opera junta con el concepto de poesía gótica y una voluntad de experimentar el mundo mediante una paradoja. Emoción y sentimiento están grandiosamente enfatizados, aunque estas formas de trascender la moralidad están condicionadas y en muchas formas reservadas, como se ve en el comportamiento de una criatura por encima de los idiotas pero por debajo de lo que adora en cuerpo y alma.

Por cierto, se puede notar un efecto racionalizado, los riffs son usados para lograr este encantamiento melódico; mientras que a menudo a la mitad o al final ellos alcanzan su conclusión final y se funden con las armonías de emociones prolongadas, su comienzo es el del yugo de un anciano; los riffs inician la eufonía y sólo más tarde, en las partes, dejan que las pulsaciones y temas sinfónicos tomen posesión total de la música misma. Pero como este fue el primer y último esfuerzo de la banda de crear un álbum completo, este error leve puede ser pasado por alto fácilmente, o mejor, descrito como una forma de presentar cada canción y acumular una atmósfera que al final transpira en una orquesta de elogio a los valores y sentimientos hace mucho tiempo ocultos en lagos de aquello que los ahuyentó hace mil años.

Como tal, "For Kunsten Maa Vi Evig Vike" es una travesía muy loable a la disposición romántica, folklórica y obsesiva-por-la-noche, establecida por una estética brillante y una voluntad de ir más allá del presente estado de ánimo y vida. Es aquí donde se encuentra belleza, y también es aquí donde no sólo podemos buscar inspiración - no sólo entender éste álbum, a pesar de que sufre de una producción mediocre - sino también dar cuenta de su rareza y anunciar un mensaje algo tosco pero directo: siempre podemos producir arte. -Alexis

Fuente: http://www.anus.com/metal/about/zine/

Obscura - Cosmogenesis [2009]

Publicado por wild in the woods On 15:35 0 comentarios

Realmente quise que me gustara esto, pero es música de circo. Música técnica de circo, aún así, tiene ridículas melodías felices que encajarían siendo tocadas dede un camión de helados. Estas son tocadas en ritmos desafiantes, pero como eso requiere demasiados tiempos débiles enfatizantes y complementarios, son tocados a un ritmo rebotante como Iron Maiden y Parliament componiendo música de videojuegos juntos. Rebota. Vuela. Conoce sus escalas y construcción de acordes, pero no va a ningún lado porque busca en el exterior: trata de usar tecnicalidad para crear arte, en lugar de crear arte y hallar una voz en la tecnicalidad para esos ímpetus. Los aspectos de música de circo vienen también de su tendencia de echar tantas posibilidades diversas en una canción como sea posible, acabando con un tour de elementos no relacionados entre sí atados por nota y ritmo, aún sin tener ningún otro significado que esa proximidad. Esto es mucho mejor el reciente Cynic, pero eso es como cazar un pez en un barril.

Fuente: http://www.anus.com/metal

Virus - Pray For War [1987]

Publicado por wild in the woods On 15:29 0 comentarios

Gran Bretaña fue a lo largo de los 80's, con la excepción del movimiento grindcore, una jungla musical desde el ocaso general del movimiento NWOBHM, que globalmente había dado camino al movimiento speed metal, y subsecuentemente a lo que fueron en ese entonces formas 'embrionarias' o por lo demás no-fundacionales de death y black metal.

El año aquí fue 1987. Onslaught ya había dejado su marca con sus dos primeros álbumes de larga duración, y Sabbat estaba aún por sacar su debut. El debut de Virus recordará algo de Onslaught, ya que pareciera que ambas han heredado mucho de su influencia de la música de un acto crossover, Discharge.

Virus toma un enfoque más primitivo a su música, ya sea en ejecución y producción. En los patrones de guitarra vemos una cuantiosa influencia de la temprana música de Sodom, las melodías tienden a ser elaboradas de la misma manera en deuda con el NWOBHM como su EP 'In The Sign Of Evil' aunque éstas están ejecutadas a un ritmo más rápido y furioso que se parece a su primer larga duración 'Obsessed By Cruelty'. La batería no es tan caótica y corre más o menos mas fluida con el ritmo de las guitarras, y son de un volumen bajo, dándole un sonido casi 'cauteloso' que es muy similar al debut autotitulado de Bathory. Las vocales son un grito directo, con acento inglés, y un apología obvia a Discharge o Subhumans. El contenido lírico se enfoca en temas de la sociedad post-nuclear, y las consecuencias de la guerra química y secreta, las líricas y títulos de las canciones casi dispuestas como si honraran los vocabularios de inglés pausado del temprano Sepultura y Sarcófago. En pocas palabras, como mucho del speed metal clásico, resume la forma en la que el género analizó el mundo de la Guerra Fría; décadas de tensión pacifista y la presciencia del conflicto definitivo.

En retrospectiva esta banda fue bastante única; la hibridización de estilos en un formato canción brusco y cohesivo, todos atados por un tema común parecese haber mostrado su influencia en varias bandas a lo largo de los años. Como sus paisanos Onslaught, ellos estaban profundamente arraigados en la actitud del hardcore punk británico de inicios de los 80's, y aunque menor, elaboraron un sub-estilo menor dentro de la parafernalia de su era que fue únicamente inglesa. Ellos aún son un acto obscuro hoy en día, pero dado que en dicho periodo el tape trading era considerado una norma, sería difícil no imaginar bandas prominentes hoy. Algunas de estas fácilmente incluirían a Beherit, Conqueror, Bolt Thrower, Impaled Nazarene, Blasphemy, Angelcorpse, Spearhead, entre otras.

Aunque de por sí no es una 'influencia directa', si consideramos muchos híbridos black/death que vemos hoy, entre modas underground modernas como "war metal" por ejemplo, al escuchar este lanzamiento es fácil establecer de donde derivaron algunos de estos actos y más tarde progresaron sus temas y conceptos. Además esto sirve como un buen ejemplo de música que toma prestado formas de las tradiciones metal y punk, y se encuentra tan honesta y original sin salirse de su propia forma de hacerlo. Merece chequearlo.

Fuente: http://www.deathmetal.org/

Evitando la búsqueda de habilidad e "innovación" que ha plagado el death metal desde que el primer hipster lo llamara crudo, Blaspherian evoca las raíces del death metal fundamental mientras encuentran su propia voz en el estilo. Usando riffs simples reminiscentes del desove de Morpheus Descends y Asphyx, esta banda death metal de Texas hace canciones simples que alternan entre triturar y captar un ritmo infeccioso pero no exéntrico, haciendo que una cadencia de muerte descienda sobre la agresión áspera.

En la tradición de Malevolent Creation, Blaspherian emplea un número de riffs rítmicos de un acorde que surcan un ritmo desincopado para crear una atmósfera de lo inevitable. Los estilos de riff se parecen a los primeros días del death metal, algo que los fans de las bandas death metal americanas y europeas encontrarán aquí, pero estos riffs son situados en canciones que son simples en estructura pero cada estructura es única en configuración, como si se adaptaran a los mismos riffs. Como todo buen death metal, cada riff sucesivo complementa los riffs previos y los pone en un nuevo contexto, dándole a las canciones una sensación de explorar cuevas de noche.

Las vocales se parecen a los despotriques ocultos de Sadistic Intent o Resuscitator, y el ritmo de la canción trae a la mente el espíritu del anteriormente mencionado Asphyx. Algunos riffs son reminiscentes del temprano Obituary, Infester y un Deicide lento del primer álbum. Si bien esto no funciona para distinguirse en estilo, esta música gana una voz propia por como combina los artefactos del pasado y encuentra una nueva voz para ellos dentro de ese estilo.

-~-

Fuente:
Old school without being redundant - 92%

No hace mucho noté algo de promoción para un nuevo libro, asumiendo el tema del death metal sueco. Intrigado, decidí ordenar a casa esta documentación histórica masiva sobre uno de los movimientos mas intensos e interesantes del metal, que proviniera de un pequeño país al norte. El autor mismo es un sueco, que tocaba en varias bandas metal, y que tuviera estrechos vínculos con muchas de las figuras clave dentro del movimiento death metal sueco en los 80's-90's. Comprarlo fue algo muy costoso y aún más costoso para aquellos en el exterior, Pero afortunadamente también soy sueco, por eso me fue natural comprarlo y ver de que se trataba todo esto.

Daniel Ekeroth, el autor de este libro titulado "Swedish Death Metal", se centró en una perspectiva histórica de los orígenes y el desarrollo de lo que hoy en día nos referimos como "death metal sueco". Ekeroth empieza recorriendo las bandas vitales punk y thrash en Suecia, ocasionalmente apoyando sus datos con bandas internacionales como Discharge, Kreator y Sodom. Desde aquí él describe como el thrash metal fue evolucionando gradualmente hacia una forma más brutal cercana a la estética del proto-black metal, con bandas como Bathory. Desde el comienzo entendemos que el mismo Ekeroth es un músico metal, pero aunque uno entienda que la naturaleza de un libro atrae a una gran audiencia, las descripciones de la musicalidad de las diferentes bandas, continúan muy vagas y tal vez incluso estereotipadas. La progresión musical esencial es a menudo medida en este libro según "brutalidad" y "maldad", que recuerda la retórica-black metal.

Una gran porción de "Swedish Death Metal" cubre el trasfondo musical e histórico de bandas clave como Entombed, Nihilist, Dismember, At the Gates, Unleashed, Therion, Merciless e Hypocrisy. Ekeroth nos guía desde cómo la composición thrash se volvió más compleja y melódica en forma, como también cómo diferentes estudios famosos como Sunlight y Unisound dieron nacimiento a estilos de producción divergidos en sonido y performance. Ekeroth dedicó una asombrosa energía para entrevistar a muchos de los fundadores de las más grandes bandas de death metal sueco, dándole al oyente un extenso conocimiento directamente de la gente que empezó a tocar death metal. Algunos de los puntos resaltantes absolutos en este libro son las anécdotas históricas, tales como conciertos caletas, borracheras en cementerios, grabaciones especiales, producción de fanzines y tape trading.

Entendemos que el Death Metal sueco se desprendió del genio creativo de unos pocos adolescentes, queriéndose rebelar de su entorno pero primero y más importante, encontó una expresión musical que pudiera canalizar sus sentimientos interiores y actitudes de ese entonces durante fines de los 80 e inicios de los 90 en Suecia.
El uso del lenguaje inglés de Ekeroth es bien fluido, es un autor bastante calificado que trata de recoger todo desde un pequeño círculo de bandas underground, hasta giras internacionales y promociones. A pesar de lo que el afirma en el prólogo, "Swedish Death Metal" es un libro que generalmente cubre aspectos históricos de música. No hay un seguimiento detallado de las bandas, fuera de los típicos epítetos de Ekeroth "brutal", "pesado", "malévolo" o "rápido". Estas mediciones son algo entendibles considerando que las explicaciones extensas detendrían la fluidez de la lectura, pero al mismo tiempo nos quedamos con signos de interrogación: ¿que hizo que la banda X difiera de la banda Y? Las descripciones musicales son raras veces técnicas y por lo tanto este libro, al menos para este lector, se vuelve un relato histórico en su lugar.

Otras cosas que probablemente irritarán a muchos lectores es el gusto personal de Ekeroth. Aunque el es muy consciente de este hecho y señala que su trabajo se forma después de su juicio, vemos un montón de periodismo-metal mainstream aquí. Venom es constantemente citado como una inspiración vital para futuras bandas metal, que musicalmente tiene poco sentido, y aún más cuando Ekeroth declara que se les puede llamar "la primera banda black metal". Lo que es más molesto es que pareciera tener un poco de desprecio por el black metal, y el capítulo que trata de este tópico se centra ampliamente en el rol de Øystein Aarseth en el círculo noruego de jóvenes adolescentes, a los que Ekeroth se refiere como "pupilos". También escribe que la composición y la estética en el black metal, es generalmente más suave y accesible que el death metal. Pareciera haber un enorme espacio aquí y en lugar de enfocarse más en bandas como Dissection, Bathory (que incursiona muy temprano en el libro junto con las bandas thrash metal) y Throne of Ahaz, el autor menciona a Abruptum y aclama a Marduk como una banda suprema de black metal, que indudablemente hizo reír mucho a este lector. Aunque se hacen muchas conexiones musicales y el autor logra incluir bandas como Morbid Angel, Celtic Frost, Discharge y Black Sabbath.

Igualmente, pareciera que Ekeroth se queda corto cuando presenta la nueva ola del Death Metal sueco, la que el afirma quiere volver a las raíces old school del género. Mientras que esto en parte es cierto, también debemos tener en mente que lo que una vez hizo a bandas como Unleashed, Entombed y Dismember tan grandiosas, ahora es sólo una pincelada de lo que alguna vez fue. Por lo tanto es algo irónico cuando Ekeroth decide ponerle un fin al black metal al explicar cómo se volvió mainstream y fue eclipsado por bandas multitudinarias, mientras que el death metal sueco obviamente regresó para encantarnos otra vez. ¿Qué? Cerca a las últimas líneas de este libro, leemos lo siguiente: "Tiamat y Therion aún están explorando nuevos territorios musicales y los gustos de Merciless, General Surgery y Necrophobic muestran signos vitales de vida de vez en cuando. Algunas bandas que se originan de la escena Death metal sueca incluso se han desarrollado a titanes Metal internacionales, entre éstos pueden ser mencionados Hypocrisy, In Flames, Opeth y The Haunted. Como podrán entender, el Death Metal es imparable".

Pero lo que Ekeroth nunca investiga, es la medición cualitativa de estas futuras bandas. Que Hypocrisy perdió su toque en el segundo álbum, In Flames nunca fue interesante en cualquier forma, que Opeth es una broma barata, y que The Haunted es tan artístico como Britney Spears, nunca cruza la mente de autor. Lo que hace algo vaga a esta travesía es por consiguiente el darle mucho crédito a bandas que realmente no trajeron algo nuevo al Death Metal sueco. Como lectores nos quedamos impasibles por comentarios basados en la "brutalidad" de una banda, teniendo en mente que tal descripción puede ajustarse tanto a una banda genial como At the Gates y a una inútil como In Flames o Marduk.

Al describir primariamente el black metal como una farsa basada en códigos de vestimenta, Ekeroth ni siquiera trata de adentrarse en la filosofía del death metal. ¿Qué querían comunicar al oyente estas bandas? Si se dice que las bandas black metal son "satánicas" en este libro, muchos de nosotros nos preguntaremos por qué el autor nunca trata de describir el núcleo del death metal. Tópicos como mitología pagana sueca, odio hacia la moralidad judeocristiana y la sociedad moderna, son reducidos a "ritmos de 2 tiempos y riffs rápidos y brutales". Esto no impresiona y quizás ayuda a la sensación de que este libro es una creación underground, el saludo de un fanático del death metal al género, situándolo en un lugar entre ser "fanático" y "profesional".

A pesar de lo que hace a este libro cuestionable comparado a su precio y contenido, no podemos pasar por alto los aspectos positivos primarios: la mitad del libro está llena de fotos raras de zines, conciertos y bandas. Regularmente conseguimos leer comentarios interesantes de las legiones suecas, simplemente todas las grandes bandas Death Metal suecas son incluidas en el libro, y el material raro y puntos de vista personales de Ekeroth son increíbles para ser capaces de tomar parte de ellos.
Como un punto a favor, incluye una masiva lista A-Z de zines y bandas death metal suecas, casi como un diccionario para fans recientemente evangelizados que quieren explorar el inmenso mundo del metal extremo sueco. Si uno usara un filtro para escurrir todas las opiniones irrelevantes de Ekeroth y todos las declaraciones de bandas que nunca produjeron música de real valor, esta sería una experiencia fantástica que probablemente cada fanático del death metal, y en particular del death metal sueco, debería capturar. Esta detallado, lleno de material raro y rebelión adolescente, y si no te importa la naturaleza simple de este libro, sería muy bien la primera y tal vez única biblia que cubre la plataforma, la evolución, como también la regresión y renacimiento, de uno de los géneros musicales más fascinantes de todos los tiempos en el mundo. -Alexis

Fuente: http://www.anus.com/metal/about/zine/

Into the Crypts of Rays

Enfocado principalmente en el death metal y black metal, este blog fue creado con la intención de difundir principalmente las revisiones publicadas en el Dark Legions Archive (como también algunos números del e-zine Heidenlärm, evilmusic.com, y otros) mediante la publicación de traducciones que tratan de no perder la esencia de la idea original como un refuerzo para una mejor apreciación de este arte. Encontrarán material clásico como también esfuerzos mediocres.

Mi lista de blogs

-I- -I- -I- -I- -I- -I-